Un equipo de hombres blancos siguen los pasos del jefe de proyecto que es rojoCuando se posiciona como “Líder de Proyecto” debe saber cómo ganar en eficacia día a día. Una de las estrategias consiste en optimizar la comunicación para afianzar nuestro liderazgo. Otro pilar que multiplica ser efectivo son las herramientas de trabajo.
Confíe en un software sólido y versátil para poder centrarse en el portfolio y cumplir las expectativas de sus clientes.

Veamos 11 claves para desarrollarlo

Pensemos en nuestro capital humano, el equipo debe considerar a su jefe de proyecto como una persona de (1)confianza y sumarse sin reticencias a su punto de vista y a su forma de trabajo.
¿Cómo conseguir que confíen en nosotros?: (2)la transparencia es una de las claves.
¿Por qué guardarse información? Si somos fuertes y seguros, no hay que temer que se cuestione nuestro liderazgo. Muy pocas veces la confidencialidad justifica mantener información secreta.

(3)Dirigir y (4)delegar en este orden de cosas, nuestra confianza y fortaleza serán pilares para mostrarnos como un gran líder. Aunque, seamos honestos, somos imperfectos. Seguir adelante con nuestra confianza intacta tras reconocer que algo es mejorable nos hará más fuertes.

Saber delegar es otro de los escalones de esta subida exitosa a una meta común. Seguro que en nuestro grupo hay profesionales capaces de maximizar tareas. Seamos justos y generosos con sus ideas, lo importante es la consecución de los objetivos y, por ello, debemos reflejar todas las aportaciones que faciliten el éxito.

Un jefe con (5)motivación contagiará su energía con mucho menos esfuerzo, y si además (6)predica con el ejemplo mantendrá al equipo con la moral alta y al 100% de productividad.

El triunfo de las buenas ideas: (7)equidad. Si surgiera un enfrentamiento de equipos o departamentos es necesario que el líder supere de forma constructiva las diferencias. Por ello, debemos realizar una escucha activa y dar prioridad a las soluciones más adecuadas para alcanzar los objetivos. Sin personalismos, en el trabajo practiquemos la equidad. Hay que saber decir no, sin herir, pero con firmeza.

Otro momento en que la comunicación persuasiva ejerce un papel fundamental es a la hora de (8)mantener la presión bajo control. El equipo depende del líder para conservar la estabilidad y centrarse en los aspectos tácticos, especialmente si es un proyecto largo.

Atención: (9)escucha activa. Se trata de enfatizar la comprensión de la otra persona más que esforzarnos en ser entendidos. Como podemos imaginar, para que haya una comunicación positiva y fluida, debemos ser (10)líderes accesibles. Nuestro equipo debe tener la seguridad de comunicarse libremente y sin trabas. Y, siempre, enfoque su oratoria a la (11)claridad de la exposición, el lenguaje rebuscado le alejará de su público.

En definitiva, se trata de ejercer el liderazgo efectivo desde todos los puntos de vista, sin olvidar el papel fundamental de una comunicación fluida.

Recibe los últimos blogs en tu buzón